Avisar de contenido inadecuado

Sentir el cuerpo cuando otros se apoderaron de él

{
}

 

 

A lo largo de estos años siempre he hablado de lo que esta mal en los demás, de las agresiones, de las violencias sexuales… Y caigo en la cuenta de que nunca hablo de la propia sexualidad, de cómo volver a relacionarnos con el cuerpo cuando nos han robado el placer, cuando nos han arrebatado la decisión de cuando querer o no querer, cuando no sabemos que es eso de una relación sana o normal con el genero masculino. Cuando quieres, cuando tu cuerpo grita que quiere que lo toquen, lo acaricien, lo amen… y el miedo paraliza y bloquea todo tu ser, librando una lucha sin cuartel, silenciosa y a la vez arrolladora…


Es difícil entregarse al placer cuando las experiencias que se tienen asociadas a él, son las de miedo y culpa. Es aún más complicado gestionar el deseo que el otro pone en tus manos, y la cosa se complica más cuando quieres poner el tuyo en las suyas… todo se escapa, todo se descontrola.  Dicen que es lo normal, que las personas sin abusos sexuales se relacionan así… y cuantas veces he intentado ser normal… me han mostrado, por activa y por pasiva, que hace una mujer para ser deseable, que hace cuando se relaciona sexualmente y como deben ser estas relaciones, a las que yo, nunca llegaré… no soy un interr TAGS:undefineduptor que se enciende y se apaga con solo tocar un botón, no soy una maquina sexual que busca penes por doquier porque cree que eso es la liberación femenina. No se y no puedo entregarme sin mas al otro, sin pensar en las consecuencias, sin que mis miedos y mis inseguridades tomen el control. Y una vez que estas emociones me han invadido, soy durante un rato como el agua estancada que no fluye y todo lo que mora en ella empieza a morir y huele a podrido. Rezuma cada herida de cada abuso sexual sufrido, incluso cuando estoy con alguien y me estanco, puedo llegar a revivir, a ver, a sentir un abuso sexual en el cuerpo… no es algo que yo decida, no es algo que me guste sentir y por supuesto es algo que me gustaría que no pasara… pero pasa. En ese momento me siento la persona mas desgraciada del mundo, la mas humillada. Gritaría de rabia y de dolor como un animal herido de muerte… en cambio el bloqueo entre lo que quiero y lo que he vivido, también sirven de bálsamo, de mandrágora hipnotica que hace que se silencia todo, y que por mi boca solo pueda decir un timido… para por favor…. A veces ni tan solo puedo hablar… el cuerpo para y empiezo a llorar.
Lloro por mi, por mi deseo, por mis heridas,  me pierdo en mi  dolor,  y me quedo atrapada en una cárcel que yo no construí, que me aprisiona y me deja sin aire.

Los bloqueos son ciertamente un problema del que nadie habla… cuando busco como superarlos, como ser  YO cuando lo decido y no cuando puedo, o como volver a confiar… no encuentro nada. Y la nada se me hace inmensa y frustrante, así que me voy a caminar y escucho música y hago un pequeño ejercicio que aprendi de mujeres maestras que no escriben libros, pero que se quedan quietas en un lugar para que las alumnas lleguen y se nutran y sanen y crezcan.

Estas maestras son todo amor, me acogen, me arrullan y me permiten llorar desconsolada TAGS:undefinedmente por un mundo injusto, por unas heridas que cuestan sanar, que necesitan tiempo y que me impacientan.  Entonces, me gusta imaginar como esa   mujer sabia que entiende mi dolor, cierra los ojos y me canta una canción, mece mi aflicción y con cada va y ven se dispersa esa energía estancada, esos sentimientos de autocompasión, ese victimismo que me atrapa… y se transforman en vida, en lucha…siento como la guerrera que habita en mi renace, se despierta y sana a la niña que fui y que hirieron. Vuelvo al estado adulto, a la vida que yo quiero, a la conexión conmigo misma y con el amor universal que me gusta sentir… Esa guerrera, fuerte, segura y valiente grita junto con mi dolor y se une a él para ser mas fuerte, para aprender de él y para sanarlo. No lucha contra él, porque  el enfrentamiento solo me divide y me rompe en mas pedazos, se une, se funde en una con cada herida, con cada lagrima y las llena de paz y sabiduría.

Quiero hacer un regalo en este post, es un ejercicio que aprendí para que la energía vuelva a fluir en mi;  Sientate en el suelo, en un lugar hermoso, tranquilo ( a ser posible en la naturaleza). Apoya tus brazos  en las piernas, dejando las palmas de tus manos al aire, la palma derecha que mire hacia el cielo, y la izquierda que mire hacia la tierra. Solo haz esto mientras escuchas esta canción. No hagas nada, solo escucha, siente tu cuerpo, deja que la energía fluya, con la mano que mira al cielo te estas conectando al universo estas recibiendo  y con la que mira hacia la tierra estas dando.... dando dolor... dando bloqueo. Espero que este ejercicio te sirva tanto como a mi. Escucha esta cancion de Mari Boine mientras haces este ejercicio.


 

Lo hermoso es que en el camino encuentro a otras mujeres que me entienden, que están creciendo, que han pasado por lo mismo y nos ayudamos en los momentos duros, cuando nos ciega la injusticia vivida. A ellas les quiero agradecer cada abrazo, cada mirada de amor, cada palabra de consuelo y cada risa. A ellos, a los hombres que han estado conmigo les quiero dar las gracias por explorar conmigo esos bloqueos, porque ellos también me han dado amor universal y porque todos no son iguales. Es una paradoja ver como unos hombres te destrozan la vida y la relación con tu cuerpo y otros se afanan por reestructurarla, y aunque el trabajo y la responsabilidad es mia, me hace sentir que el mundo es menos injusto cuando me miran con amor y me abrazan, porque es lo único que pueden hacer, abrazarme mientras pasa la batalla y renazco cual ave fénix de sus cenizas.

( video del II dones & co del 2015, donde encontré  a parte de esas mujeres maravillosas)

Quiero dedicar este post a dos mujeres muy importantes para mi en este proceso; a Rosa Zaragoza por su música y  por su voz, siempre esta cuando la necesito. Y a Maria Eugènia, que me enseñó a seguir luciérnagas cuando el camino se torna oscuro y el miedo y la desesperación me paralizaban.

 Esta canción pertenece al trabajo de Rosa Zaragoza: A la luz de la risa de las mujeres y es una gran canción de reencuentro con una misma, el cuerpo y el alma dañada.

 

Este blog pertenece a la Asociación sakura-Onna que trabaja por visibilizar las violencias sexuales y ayudar a mujeres que la hayan sufrido.
Web:http://web10949.editorweb.es/
F
acebook: https://www.facebook.com/Sakuraonna2009

{
}
{
}

Comentarios Sentir el cuerpo cuando otros se apoderaron de él

Leer y saber que no estas sola en esta lucha tan dura hace que no me deje vencer.Gracias por tus palabras.Fabi.
Fabiana Fabiana 26/10/2015 a las 19:42

Deja tu comentario Sentir el cuerpo cuando otros se apoderaron de él

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.