Avisar de contenido inadecuado

La curiosidad no deberia matar al gato

{
}
 
 
 
 
Hace unas semanas una querida amiga me llamó y me pidió un favor, que atendiera, desde la asociación, a una niña ( prepúber) que había sufrido una agresión por parte de un desconocido. Yo me quede un rato pensando, porque en la asociación Sakura-Onna solo atendíamos a mujeres adultas, pero claro, el caso, excepto por la edad, entraba dentro de los parámetros de la asociación, así que decidí aceptar.

Siempre escribo des de mi parte guerrera, des de esa parte de mi que quiere cambiar el mundo, un lugar inhóspito, una jungla de dolor en ocasiones y un jardín del edén en otras. Hoy deseo hablar y escribir desde el dolor, des de la humanidad y la incomprensión.

La curiosidad infantil es algo natural, cuando una niña o un niño se sienta ante un ordenador no ve los peligros que hay, solo quiere satisfacer sus ansias de conocer. Al otro lado siempre hay lobos hambrientos de carne nueva. Ni padres, ni madres, ni niñ@s están preparados para lo que puede acontecer, que el menor quiera ( totalmente lógico) conocer al lobo que le ha estado diciendo todas aquellas cosas que quería oír, que ha sentido a través de la red emociones copiadas de series de televisión y eso ha llevado al infante a querer saber más. Su curiosidad está más que justificada.

El lobo quedará con el o ella en un lugar solitario, o concurrido pero la engatusará, el 
corderito no sabrá salir de las fauces del lobo y sus mandíbulas expertas morderán su tierna infancia y le arrancará un pedazo de vida. Después mal herido el corderito regresará a casa pero no hablará, temerá que los padres le castiguen, temerá que la sociedad les juzgue, dejará de ser infante o adolescente para pasar a ser adulta, de un solo plumazo un ciclón arrolla una etapa de su vida, que no experimentará, que no podrá compartir, que no podrá vivir. 

Lo peor de todo es que las adolescentes ( de 12 a 17 años) están expuestas a esto, no se habla en ningún medio de 
comunicación, no hay recursos para ellas, se las juzga socialmente (" si te hubieras quedado en casa no te hubiera pasado nada", o "si quedas con él, ¿qué esperas?"). No importa la edad, la niña, la adolescente, la mujer siempre parece ser la responsable de que la violen. Esta es la lacra social que hay que combatir.  El culpable es el lobo que muerde, el hombre que viola, la sociedad que no castiga, juzga y culpabiliza, las leyes empobrecidas, los masmedia que promueven modelos patriarcales de sexualidad y sumisión femenina.

Cada día, después de la sesión terapéutica con esta niña-mujer, llego a casa, me tomo una infusión y lloro largo y tendido por el mundo cruel, por la ferocidad de los hombres que no entienden ni respetan, y sobre todo, lloro por la indiferencia social que la violencia sexual causa.

Una pregunta ronda mi mente cuando el sollozo aparece: ¿Donde está la humanidad?. Hace poco conocí a alguien que me dijo;" si la humanidad es esto ( guerra, destrucción, odio, sometimiento, crueldad...), yo quiero dejar de ser humana". 
 
 
  ASOCIACIÓN SAKURA-ONNA POR LA PROMOCIÓN DE LA DIGNIDAD Y EL BIENESTAR DE LAS MUJERES QUE SUFREN VIOLENCIA Y AGRESIÓN SEXUAL

www.sakura-onna.org

{
}
{
}

Deja tu comentario La curiosidad no deberia matar al gato

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.