Avisar de contenido inadecuado

Cuanto hay que llorar.....

{
}

 TAGS:

Tras una agresión es duro ir a trabajar cada dia. Te obligas a salir cada dia a la calle, aunque sea con miedo, trazas el dibujo de las calles que te llevan del punto A  al punto B. Quizá vigiles tus espaldas por si alguien te sigue, una imagen de tu agresión pasa por tu cabeza, el miedo te paraliza, la respiración se dispara, la vista se nubla y el alma se desgarra. Recuperas la compostura como puedes. Sientes verguenza, culpa, ira, indignación, miedo... te preguntas por qué a ti, por qué no lo viste venir, cómo fuiste tan torpe al no poderlo prever. Una y otra vez vienen imagenes a tu cabeza de la agresión, las apartas y llegas al punto B, si ese punto es el trabajo, vas un momento al baño y entre ahogados sollozos abres el grifo y te refrescas la cara. Si el punto B es una reunión con amigos, sonries de manera forzada con la vaga esperanza de esconder el horror que estas viviendo por dentro.

 Este es solo un ejemplo de lo que puede sufrir alguien que ha vivido una agresión sexual, el silencio, la culpa y la mentira se apoderan de todo su ser.
Silencio porque cree que no vale la pena contarselo a nadie, total no le van a creer, o la van  a juzgar, o la van a dejar de lado...
Culpa porque ella es la única responsable de lo sucedido ( así lo inculca la sociedad, la mujer es la maxima responsable de cuidar de si misma, todo lo que le pasa es responsabilidad suya, aunque exista un código penal que diga lo contrario). Este sentimiento judeocrsitiano impide superar una situación traumática ya que acuden a la mente preguntas de dificil respuesta que agravan el sentimiento de soledad y responsabilidad, como por ejemplo: " Como se me ocurrió salir aquella noche".
Mentira porque se miente a si misma diciendose que el tiempo lamerá sus heridas, miente a los demás cada vez que dice que está bien y sumerje en las profundidades de su corazón todo su dolor, sin saber, que no se evaporará, sinó que esperará el peor momento para volver a la superficie y estallar como un volcán.

En los tiempos que corren, las leyes aún no nos amparan ni protegen, la sociedad no mira cuales son nuestras necesidades, sino las del mercado y el gobernante de turno.

venzamos el miedo que existe a hablar, a confiar en el otro. Si, es cierto, una agresión sexual te marca de por vida, pero también es verdad que se puede superar, que hay personas buenas, generosas y que quieren hacer de este mundo un lugar mejor.

Que la violencia sexual no nos sea indiferente, la mujer que piensa que eso no le puede pasar se engaña, todas somos población de riesgo y por el simple hecho de ser mujer, parece increible, pero cuanto antes lo aceptemos, antes podremos unirnos y crear nuevas formas de lucha.

ASSOCIACIÓN SAKURA-ONNA: POR LA DIGNIDAD DE LAS MUJERES QUE HAN SUFRIDO VIOLENCIA SEXUAL.
SAKURA-ONNA.ORG 

{
}
{
}

Deja tu comentario Cuanto hay que llorar.....

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.